Cena Fin Temporada 2016

Comienza la temporada, y como en años anteriores el primer evento es la cena de fin de temporada 2016, donde aprovechamos para reconocer la labor de aquellos socios que han destacado por su actuación en el agua o por su contribución fuera de ella.

Los asistentes van llegando y van remolineando alrededor de la mesa de exposición de los artículos de pesca, y los diversos trofeos y premios.

Tuvimos por una parte los artículos obsequiados por nuestro patrocinador El rincón del pescador de Jorge Garper en artículos de las marcas que distribuye: Westin, Seaspin y FishAction.

También dispusimos de una amplia gama de cañas desde 3 cañas custom de Nacho Revert, pasando por la caña traída por Bassmaster Alberic, así como Savage Gear Finezze, Westing W3, All Star, Fenwich, etc.   

Lo más espectacular fueron los trofeos de Naturfish para la pieza mayor y para un homenajeado sorpresa. 

Antes de la cena también aprovechamos la ocasión para dar la bienvenida a nuestro nuevo socio Manu, que viene de la mano de David Muñoz. Tuve el honor de hacerle entrega del carnet de socio.

Como siempre se ha dicho, el entorno de la Alquería del Pi es espectacular, pero la cena dejó bastante que desear. 

El momento del café fue aprovechado para retratar a los ilustres asistentes que nos acompañaron en esta velada. La mesa presidencial de izquierda a derecha, Tere, la primera dama del Valencia Bass, la primera dama del Bassmaster Alberic, el Roig (presidente de

Bassmaster Alberic), la pareja del año, Diana y Emilio, el Ferra y nuestro presidente.

 De izquierda a derecha, Silvía, la señora, si ha de ser, de nuestro secretario, Javi el Secre, un servidor, el Mune, Cisco V, Cristians y David.

Otra mesa clásica de estas cenas es la conformada por Paco Revert a la cabeza. En esta ocasión, de izquierda a derecha, Paco Revert, Nuria, Héctor, el incombustible Sabalete, Pepe Peral, Dorina, Usi y el tío con más afición del club, el inigualable, Juanito el de la grúa (ahora vuelve a ser el de la grúa).

Otra mesa con solera presidida por el Molt Honorable. De izquierda a derecha, Vicente Mascarell, Amparo, Juan Leyton, Jorge, Agustín, el crack de Cristian Piqueras y Javivi.

En esta mesa tenemos a la familia Zarpa. Bueno, de izquierda a derecha, Vicente, Jose Luis Gavidia, Jose Manuel Castroagudín, Serafín Mendoza, María Jose, la novia de Serafín y Serafín, y Morete.

En esta mesa tenemos a otro crack del mundo de la pesca (y también fuera de la pesca), Jose Pardo Infante. De izquierda a derecha, Pardo, su mujer, Manolo Iranzo, Enrique (el suertudo), Alvarete, Héctor, Gonzalo (Reel Healer) y Fede, el chico más dulce del club (chicas, soltero y sin compromiso).

Tras el café, el presidente hizo un breve resumen de la temporada y las dificultades encontradas para disfrutar de nuestra afición. Esperamos que durante este año se resuelvan para volver a la normalidad.

Los primeros homenajeados fueron nuestros mundialistas en Portugal representados por Cristian y Cisco que junto con los ZZ, y Alejandro/César conformaron el equipo español para conseguir un muy meritorio 5º puesto. 

Los triunfadores de la salida de Cortes fueron Jose Luis y Juan Manuel que recogieron su premio ofrecido por nuestro patrocinador El rincón del pescador de Jorge Garper.

Un año más el mejor cronista de nuestra web fue Emilio, más conocido como “The Guardian”, que recibió el premio de nuestro patrocinador D-Cast.

Aprovechando la salida al escenario de Emilio y previamente tramado con el sudodicho, su novia, Diana, recibía por sorpresa el carnet como nueva socia del club de manos de nuestro presidente.

Los ganadores del lucio y bass jamoneros salían a la palestra a recibir su premio. Jamones de la Sierra de Mariola, se pueden comer 😛

Aplicando la misma técnica fotográfica que se utiliza para demostrar que en España se puede capturar Floridanus…

Los afortunados mostrando su merecido premio.

Este año, a pesar que la liga social se suspendió, se quiso hacer entrega del trofeo a la pieza mayor dada la excepcionalidad de la captura, suponiendo un nuevo récord de pieza mayor capturada en concurso: un bass de 3.550 kg. Nuestro socio, Gabriel Honrubia, no pudo asistir a la cena por motivos laborales.

El siguiente homenajeado fue Juanito el de la grúa, posiblemente una de las mejores personas que conozco. Todo corazón. Nuestro juez en competición desde hace ya varios años, tanto en ligas sociales. como en autonómicos, y que ha tenido que, como se dice coloquialmente. “comerse los mayores marrones” sin recibir nada a cambio. No contento con eso, ahora también, delegado de black-bass para la Federación de Pesca de la Comunidad Valenciana. Una persona entregada al mundo de bass, dejándose la piel en la logística de las manifestaciones de Mérida y Madrid para luchar por nuestro deporte. 

Tras la entrega de premios, Javi el Secre dió el pistoletazo de salida a la rifa. Primeramente rifamos un Slide Swimmer entre los socios del club. El afortunado fue Pepe Peral que se quejaba amargamente porque su swimbait no llevaba babero.

Gonzalo tuvo el detalle de obsequiar con un tuneo de carretes como parte de los artículos que se rifaban. En este caso le tocó a Cristian de Carlet.

Los agraciados con packs de señuelos fueron algunos de los que aparecen a continuación.

Seguidamente, los premiados con gafas polarizadas o complementos de pesca.

Aquellos que les tocó un carrete o una caña fueron unos cuantos, algunos hicieron mérito para ello con un desembolso considerable en papeletas de rifa.

El equipo de la rifa fue a parar a manos de Enrique que pegó un bote al escuchar su número.

Tras la rifa, dimos por concluida la cena de fin de temporada a eso de las 2:00h,.

A continuación, nos desperdigamos por el ambiente nocturno de la costa valenciana. Por una parte, los Cristians, Agustín, Pardo, su mujer y la hermana de Cisco quedaron en la discoteca Xandala de Massamagrell.

Otro grupo eligió como destino la discoteca Jerusalén de la calle convento Jerusalén donde había una sesión de Pop & Rock de los años 80 y 90.

Tras algunos cubatas, Sabalete empezó a repartir amor por doquier.

Los más moderados (Jerusalén) nos retiramos a las 5:30, y lo más festeros del Xandala a las 8:30 llegaban a casa. Eso sí, alguno al cabo de horas todavía recordaba lo bien que se lo había pasado.

Con esta crónica se despedida la temporada 2016 y esperamos que la próxima nos traiga la buena nueva. 

Bookmark the permalink.

Comments are closed.