Open de Lucio 2016

Hacía tiempo que pensaba en la posibilidad de volver a participar en un Open de Lucio, pero lo habíamos ido dejando pasar por restricciones mayormente laborales. Sin embargo, la llamada de Miguel el Presi para participar de la mano del patrocinio de Westin a través de su distribuidor en España, Garper Fishing, fue el detonante que nos lanzáramos a la aventura de la pesca otoñal en embalses extremeños.

El primer escollo en el camino era el hecho que yo el viernes de antes del Open de Lucio volvía de un vuelo de Bruselas a las 18:00h. Así que tendría que conducir 7 horas con el barco a cuestas para llegar a Orellana la Vieja de madrugada, una locura cuando al día siguiente teníamos manga a primera. Esta posibilidad la descartaba, a pesar de conocer el caso de valientes que conducían toda la noche a base de Red Bulls para llegar a destino a la mañana siguiente.

En ese momento comencé a tramar un plan para poder llevarme el barco con antelación y hacer más llevadero el viaje al Open. Desde aquí tengo que reconocer la inestimable ayuda de nuestro socio, Antonio Fernández Toboso alias el Chincheta, para que este plan fuera un éxito. Mil gracias, Chincheta. Así que compatibilizando mis quehaceres docentes con las necesidades logísticas, aproveché el acueducto del 9 al 12 de octubre para llevarme el barco a tierras extremeñas.

Como en ocasiones anteriores, permiso CHG trimestral (octubre, noviembre y diciembre) y desinfección del barco eran absolutamente necesarios.

img-20161007-wa0003

Por otra parte, tenía que encontrar los compañeros de viaje que me acompañaran en la aventura. De esta forma y tras largas negociaciones, el plan de pesca quedaba claro:

Fecha Embalse Compañero
08/10 Cijara Mune
09/10 Cijara Mune
10/10 Orellana Andrés Casado
11/10 Orellana Andrés Casado
12/10 Orellana Andrés Casado
29/10 Orellana Miguel García
30/10 Orellana Miguel García
31/10 Cijara Miguel Franco
01/11 Cijara Miguel Franco

El cansancio del largo camino desde Valencia se esfumó a la vista del embalse de García de Sola que tan buenos recuerdos me traía.

img-20161007-wa0005

El día acabó como suelen terminar los días en Extremadura, alrededor de una mesa y con la mejor compañía.

img-20161007-wa0007-640

Los primeros dos días en Cijara no fueron tan productivos como pensábamos y finalmente acabamos pescando con crankbait y paseante en puntas con acceso al cauce principal. En todo caso, algunos keepers sacamos.

img-20161008-wa0001-640

img-20161010-wa0001-640

img-20161010-wa0008-640

Una foto para el recuerdo de la visita del Valencia Bass Club a Cijara.

img-20161008-wa0004-640

Sin embargo, los mejores y más espectaculares picadas salieron con paseante.

img-20161008-wa0002-480

img-20161009-wa0008-480

Tras despedirme de los albaceteños, tomé camino hacia Badajoz para detenerme en Orellana La Vieja. Allí, tras dejar el barco en la cochera que el bueno de Chincheta me había buscado, fuí al encuentro de Andrés que descansaba en el Hotel Rural que habíamos reservado.

El reencuentro con Orellana, embalse que no visitaba desde hacía varios años, fue muy interesante. Tuve la oportunidad de volver a recordar el embalse y conocer la zona más allá del puente de Cogolludo, que estaba prohibida la última vez que lo visité.

El primer día, después del fin de semana, los lucios no dieron la cara y creo recordar que sólo saqué uno, mientras que Andrés sacaba varios. El segundo día disfrutamos por la cantidad de picadas, algunas convertidas en lucios de 3 a 4 kilos. Afortunadamente, algunos de los mejores lances fueron inmortalizados por la Xiaomi Yi.

El último día la lluvia nos acompañó en las primeras horas del día y lo que yo pensaba que sería una jornada de pesca fructífera por las condiciones climatológicas, no fue así. A la hora de comer, cerramos la paraeta, dejamos el barco en boxes y nos volvimos cada uno a nuestra casa.

Open de Lucio

Finalmente llegó el viernes 28 de octubre, el día que salíamos para Orellana para participar en el Open de Lucio. Ese día volvía de un viaje a Bruselas y para colmó el vuelo se retrasaba en su llegada a Valencia. Así que a las 20:00h salíamos de Buñol para Orellana la Vieja. Tras 5 horas de viaje en la más absoluta nocturnidad, llegábamos a nuestro destino. Nos alojamos en el piso que me buscó el Chincheta (¡mil gracias por todo!) y descansamos plácidamente para comenzar el primer día de competición.

20161030_080022-640

20161030_080044-640

Miguel volvía a la competición un tanto tocado físicamente, pero con mucha ilusión de volver a pescar en Orellana.

20161030_080206-640

Como en todas las competiciones, la salida fue una locura sorteando estelas y barcos hasta que llegamos a la punta elegida más allá del puente de Cogolludo. Los primeros lances nos depararon muchas picadas que no éramos capaces de materializar, hasta que Miguel fue capaz de clavar el primero que subió al barco.

El resto de la jornada depararía alguna picada más y alguna cola de pikie cortada, pero era imposible de clavar por su sutileza. En ese momento pensé que otro año ya se me ocurriría algo para que esto no se volviera a repetir.

Al final de la jornada llegábamos a pesaje con un único pez y con un sabor agridulce de haber podido hacer un cupo sobradamente.

 

img-20161103-wa0021-640

img-20161103-wa0019-640

img-20161103-wa0018-640

Por la noche, Pablo, encargado del campo de tiro de Orellana, nos deleitó con una caldereta de cordero deliciosa.

20161029_211401-640

El segundo día, como suele ser habitual, fue mucho más duro con peces que estaban resabiados después del día anterior. Sin embargo, en esta ocasión fuimos capaces de clavar más peces. Miguel haciendo uso del Hypo Teez de Westin que imitaba un pequeño lucio conseguía la primera captura.

20161030_084240-640

En mi caso sería con un Shad Teez de Westin en un lance largo y profundo sobre la punta.

20161030_140539-640

Ya a última hora y a la desesperada me puse a batir orilla con crankbait y conseguimos la segunda captura. Con esto llegábamos a pesaje con 2 peces.

img-20161103-wa0009-640

Desde estas líneas agradecer a Westin a través de su distribuidor en España, Garper Fishing, su patrocinio en este Open de Lucio brindándonos la oportunidad de volver a la competición.

img-20161103-wa0010-640

Con la cena de entrega de trofeos cerrábamos nuestra participación en el Open de Lucio 2016 deseando volver al año que viene.

img-20161103-wa0012-640

Nuestro Presi tuvo la suerte de llevarse una caña en la rifa posterior a la cena.

20161031_002155-640

Despedida en Cijara

Al día siguiente, nos levantábamos y nos dirigíamos a Cijara para despedir este tour por tierra extremeñas. Mi compañero Miguel llegaba a la rampa de Cijara minutos después de que empezara a preparar el barco para su botadura.

El primer día de pesca era un lunes después de un fin de semana y los peces lo acusaron significativamente. Fuimos a buscar las bolas de alburnos, pero sólo salieron peces palmeros, y la pesca rápida no daba ni una sola picada, una auténtica ruina.

Sin embargo, el segundo día la cosa cambió y pasando a pesca lenta y finesse, los peces fueron subiendo al barco. Primeramente, dos peces de 1.5 kg, después peces de talla (keepers) y finalmente tras perder un buen pez con un jig, llegó el premio a la perseverancia. Lanzo el drop-shot sobre una punta y en la caída noto la picada. “Miguel, salabre que éste es bueno”. Después de varias arrancadas bestiales, conseguimos cansar a la bestia con la fortuna de que Miguel estuviera al quite para ensalabrarlo antes de que cayera desclavado dentro. La suerte nos acompañó para que os pueda mostrar mi pieza mayor de Cijara hasta el momento, 2.4 kg. Un precioso pez.

20161102_095112-640

Y con esta captura nos despedimos de tierras extremeñas que nos dejaba tan buen sabor de boca, iniciando el éxodo a casa.

Esta crónica ha intentado resumir unos días de pesca intensos que esperamos poder repetir pronto, seguramente en la primavera de 2017. Mientras tanto, nos vemos en el agua.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.